¿QUÉ ES PROTECCIÓN CONTRA EXPLOSIONES?

En el ámbito de la seguridad técnica, la protección contra explosiones ocupa un lugar central. Su función principal es evitar explosiones o limitar los efectos peligrosos de una posible explosión. El objetivo es la protección efectiva de las personas, los bienes, el medio ambiente y un proceso de producción sin problemas en áreas de trabajo sensibles. En una amplia variedad de áreas industriales, donde se pueden unir sustancias inflamables, oxígeno y fuentes de ignición, puede surgir una atmósfera explosiva. Estos entornos peligrosos no solo ocurren en las áreas conocidas de productos químicos/petroquímicos debido a los gases. También pueden surgir atmósferas peligrosas y explosivas en la industria de alimentos y piensos cuando se manipulan ciertos tipos de polvo.

 

Por este motivo, las empresas deben realizar una evaluación de riesgos y tomar las medidas de protección adecuadas contra explosiones,de acuerdo con las normas de seguridad industrial.

¿QUÉ SON LAS ÁREAS CON PELIGRO DE EXPLOSIÓN?

Las áreas peligrosas son áreas en las que hay líquidos, gases o vapores inflamables, o polvo inflamable en cantidades suficientes para causar una explosión o un incendio. En las áreas con riesgo de explosión se deben utilizar dispositivos especialmente diseñados para proteger el entorno potencialmente explosivo.

¿QUÉ ES UNA EXPLOSIÓN?

Una explosión es un rápido aumento de volumen y una liberación extrema de energía, generalmente con la generación de altas temperaturas y la liberación de gases.

CONDICIONES PARA UNA ATMÓSFERA CON RIESGO DE EXPLOSIÓN

Para desencadenar una explosión deben existir tres factores simultáneamente:

 

1. Sustancias inflamables
Las sustancias inflamables son gases, líquidos y sólidos que se encienden en el aire y continúan ardiendo cuando se exponen a una fuente de ignición.

2. Medio oxidante
Un oxidante es un tipo de sustancia química que requiere combustible para quemarse. Para crear una mezcla explosiva debe estar presente un agente oxidante en combinación con el material combustible en cantidad suficiente. El agente oxidante más común es el oxígeno (O2).

3. Fuente de ignición (chispas, calor)
Una fuente de ignición es un elemento que puede provocar un incendio o una explosión. Las llamas expuestas, las chispas, la electricidad estática y las superficies calientes son todas posibles fuentes de ignición.

Condiciones para una atmósfera con riesgo de explosión

MEDIDAS DE PROTECCIÓN CONTRA EXPLOSIONES

Como se mencionó anteriormente, hay tres elementos que deben estar presentes para causar una explosión. Si uno de estos elementos está ausente, no habrá ignición. En áreas potencialmente explosivas, no se pueden descartar con certeza sustancias inflamables y agentes oxidantes. Por lo tanto, si se evita la ignición de una atmósfera explosiva, se puede eliminar el peligro en la fuente.

 

Los dispositivos que pueden utilizarse en áreas potencialmente explosivas sin provocar una explosión, se denominan dispositivos protegidos contra explosiones.

Los dispositivos a prueba de explosión evitan que ocurra una explosión. Dichos dispositivos excluyen la coincidencia de fuentes de ignición, o la ocurrencia de tales, cuando se usa electricidad con una atmósfera explosiva. Previenen eficazmente las explosiones, ya que los otros dos factores, el oxígeno del aire y en muchos casos también el material combustible, a menudo no se pueden descartar con certeza y de forma permanente en los lugares de trabajo.

Protección primaria contra explosiones
Evitar o restringir la formación de una atmósfera explosiva.

Protección secundaria contra explosiones
Evitar la formación de fuentes de ignición activas.

Protección terciaria contra explosiones
Limitar los efectos de una posible explosión a un nivel inofensivo.

MARCADO EX SEGÚN LAS NORMATIVAS INTERNACIONALES

 

Descargas

 

 

¿Tiene alguna pregunta?
Contáctenos
i.safe MOBILE Alemania
Map